Directorio de mercados

Por Mecenas Colectivo

3mercados

La cocina de México está más viva en las calles y en los pasillos de los mercados. Un solo elemento mexicano reúne cultura, tejido social, arte cotidiano y sazón popular entre pasillos abarrotados de colores que inundan, de olores que antojan, del crepitar de lo frito —porque siempre, siempre hay algo friéndose—, de las prisas imparables, de pregones aturdidores y de murmullos infinitos.

Las posibilidades de un mercado son amplias, van desde su aspecto estético hasta su lógica capacidad de hacer negocio. Los hay bonitos, grandes, descuidados, surtiditos y poderosos, mostrando su dominio innato de la variedad. Entre los 329 mercados que hay en la ciudad de México —casi todos remodelados por el entonces regente Ernesto Uruchurtu en la década de 1950, seleccionamos éstos, que son los que más visitamos y los que consideramos representativos del señorío culinario del mercado mexicano, signo cultural mundialmente elogiado.

. . .

Mercado de Coyoacán.

Vivian Alderete

Vivian Alderete

Uno de los más coloridos de la capital. Afortunado por el ambiente artístico de su barrio y honrado con el encanto histórico de las calles que lo acogen, resulta ser uno de los más visitados por viajeros que buscan conocer la identidad cultural de México, pues se destaca —entre varios detalles— por los dulces típicos mexicanos y muchas artesanías de diferentes regiones del país. Diseñado por Pedro Ramírez Vázquez, edificado en 1956 y ocupado por entusiastas locatarios que han llenado los pasillos del mercado con muchas flores, juguetes, antigüedades y disfraces de todo tipo y claro: antojitos. En fines de semana, los tacos de carnitas, las tostadas de mariscos, los esquites, las quesadillas de comal y las golosinas son asaltados por los visitantes que buscan una experiencia bohemia entre calles empedradas.

Allende, entre Xicoténcatl y Malintzin, del Carmen Coyoacán.
460 locales, 19 bodegas.
Arquitecto: Pedro Ramírez Vázquez.

 . . . 

Mercado Portales

De lunes a viernes: se venden frutas, semillas, verduras, legumbres y especias que viajan desde la provincia o desde otros países. Ingredientes poco comunes en otros mercados, como carne de venado, tripas de pato o moronga oaxaqueña transitan en los pasillos entre marchantes y curiosos. Los fines de semana: se levantan crudos y se sacian antojos en los puestos de comida. Puede encontrarse cocina regional de diversas partes de México y sobresalen los tacos de barbacoa de conejo con salsa habanero que solo preparan sábados y domingos. Desde 1957, este gran mercado, que debe su nombre a la Hacienda de Nuestra Señora de la Soledad de los Portales —fraccionada en 1914, dando lugar a la colonia y al terreno del mercado—, es visitado no solo por colonos, sino por entusiastas glotones de todas partes del DF.

Calzada Santa Cruz, entre 5 de febrero y Libertad, Portales.
593 locales, 5 bodegas.

. . .

Mercado Lázaro Cárdenas.

Margot Castañeda

Margot Castañeda

Desde 1956, conocido popularmente como «el mercadito de la Del Valle» y considerado por algunos como uno de los más fresas dentro del mapa de mercados defeños. Destacan los puestos de comida corrida y antojitos —quizás por la alta afluencia de ejecutivos en los alrededores— y dentro de éstos sobresale Doña Rocío y sus localmente famosas ancas de rana empanizadas. Pero lo que realmente distingue a este mercado de otros es el aroma envolvente de uno de los mejores cafés de México: Café Passmar, instalado en casi un pasillo completo, donde abastece a visitantes de la zona y foráneos de la mejor natilla de espresso que se puede encontrar en la ciudad y una completa barra de métodos de café de especialidad.

Adolfo Prieto y Romero de Terreros, del Valle.
456 locales, 23 bodegas.

. . .

Mercado San Pedro de los Pinos.

Es uno de los mejores destinos para comer buenos mariscos en la ciudad. Hay variedad de ceviches a excelentes precios y de frescura garantizada en los puestos que se esfuerzan por destacar y servir. Cuentan los expertos que los caldos de mariscos y los cocteles frescos son famosos por levantar crudos cualquier día de la semana. La comilona se puede complementar con espressos de buen café y postres caseros. Tiene los mismo años que la mayoría de los mercados (inaugurado en 1957) y destaca por su zona tranquila y con el toque mágico de un barrio antiguo y bohemio. Es un pequeño oasis dentro de la urbe agitada y una visita al mercado implica el disfrute a pie de sus calles y el parque de enfrente.

Av. 2, Av. 9 y Calle 7, San Pedro de los Pinos.
192 locales, 14 bodegas.
Arquitecto: Pedro Ramírez Vázquez.

. . . 

La Merced.

 

Originalmente: un mercado a la intemperie (1861), luego el mercado mayorista principal de la Ciudad de México (1880), reconstruido en 40,000 m2 distribuidos en siete mercados (1857) y finalmente el más grande minorista tradicional. Frutas, verduras, pescados, lácteos artesanales, antojitos, dulces, flores, animales vivos, especias, yerbas medicinales —con todo y preparaciones mágicas—, y hasta fuegos artificiales que suelen explotar, se encuentran en sus largos pasillos apretujados. Sus mejores atributos: 1) la gran comunidad que ha formado en su larga vida, pues hasta tienen su calendario de fiestas patronales y un sistema de mayordomías y 2) su gran capacidad de renacer como el ave fénix, pues ya cuenta en su haber dos tragedias descomunales: el incendio de 1998 y el de 2013. Además, está próxima su reestructura profunda con el Plan Maestro del La Merced, un proyecto que busca el recate integral del mercado, dirigido por el Gobierno del Distrito Federal y encargado a los arquitectos mexicanos José Muñoz Villers y Carlos Marín —ganadores del concurso lanzado en 2013.

Anillo de Circunvalación, Centro.
7 naves, 1,061 locales, 152 bodegas.
Arquitecto: Enrique del Moral.

. . .

Mercado Jamaica

Vivian Alderete

Vivian Alderete

El paraíso de las flores frescas multiformes y multicolores. Si un día quieres hacer un regalo con el más bonito y fresco arreglo floral de la ciudad —y al mejor precio, claro— este es el sitio al que debes acudir, pues hay cerca de cinco mil tipos de flores y plantas que viajan desde Puebla, Veracruz, Chiapas, Oaxaca y Michoacán. Está situado en una de las zonas más antiguas de la ciudad, su predio ha sido albergue de trueques y comercios desde los aztecas, aunque el mercado con su aspecto actual se construyó en 1957 y ha sido escenario de photo shootings para fotógrafos de fama internacional. Lo mejor de sus comidas son los elotes frescos de todos colores que abundan en los pasillos entre flores y plantas y los esquites con mantequilla, sal de grano y chile en polvo.

Congreso de la Unión entre Morelos y La Viga, Jamaica.
3 naves, 1,150 locales, 29 bodegas.
Arquitecto: Félix Candela Outeriño.

. . .

Mercado Xochimilco

Margot Castañeda

Margot Castañeda

El mercado con los pasillos más largos en todo el país y uno de los más tradicionales y antiguos de la capital mexicana. Recorrerlo de principio a fin resulta un paseo turístico y adentrarse en él implica el riesgo de salir con el estómago repleto y los sentidos a punto de explotar. En cada rincón hay un puesto diferente apretujado entre otros vendedores establecidos o itinerantes. Algunos ofrecen productos de la Central de Abastos, pero también se encuentran joyitas como el maíz criollo de Milpa Alta (tiernito, para comerse a mordidas), los aguacates criollos que viajan desde Morelos y otros productos de pueblos y localidades remotas de la república.

Xochimilco que proviene del náhuatl «la tierra sembrada de flores», tiene 189 kilómetros de canales navegables, conformados por las chinampas —de carácter patrimonial histórico y ecológico— únicas en el mundo y aún muy activas cultivando productos naturales de calidad impresionante. Es un buen lugar para comprar animales vivos, flores frescas y probar cocina tradicional mexicana con vestigios de sabores prehispánicos. Nos reciben enormes ollas de barro conteniendo diferentes tipos de moles, pozoles, atoles, tamales y otros guisos. Recomendables los tamales de charales, los pescaditos de lago curados en sal y la barbacoa de carnero.

Nuevo León y Santa Crucita, Xochimilco.
3 naves, 1,850 locales, 202 bodegas.
Arquitecto: remodelación por TEN Arquitectos.

. . .  

Mercado Sonora

Heredero de la tradición de mercados prehispánicos e inaugurado en su construcción actual en 1950, es quizás uno de los más versátiles, pues además de las clásicas secciones, ofrece variedad de animales vivos de especies espectaculares y es famoso por ofrecer opciones curativas de cuerpo y alma para los esperanzadores transeúntes. Sus secciones más visitadas son: la de plantas medicinales y la de magia, ambas bien diferenciadas. En sus pletóricos pasillos hay hojas de aguacate (para las inflamaciones), flor de jacaranda (para el estómago), árnica (para los dolores), toronjil (para los corajes) e incluso se venden víboras de cascabel (enteras o encapsuladas) bajo la creencia de que su consumo cura el cáncer. Y para quien cree en intervenciones cósmicas, también hay estrellas de mar (para la buena suerte), trenzas de ajos machos (contra la envidia), toloache (para el amor) y hasta ojos de venado (contra el «mal de ojo»).

Av. Fray Servando Teresa de Mier 419, Merced Balbuena.
404 locales.

. . .

Mercado de San Juan

Andrea Tejeda

Andrea Tejeda

Buscando satisfacer el creciente gusto afrancesado de la Ciudad de México en el Porfiriato (1879), se creó una sofisticada versión del Mercado San Juan (originalmente en Salto del Agua, llamado «Mercado de Iturbide» y 500 años atrás: «el tianguis de Moyotlán»); aunque su remodelación también es gracias a Uruchurtu en la década de 1950. Es el único mercado que reúne a la crema y nata de la gastronomía mexicana y a los extranjeros fisgones. Aquí se viene a sorprenderse y a que nos digan qué comprar, pues se trata quizás de la oferta más exótica de la ciudad, que presume especias de Asia y África, quesos y embutidos de Europa, frutas y verduras de todas partes del mundo y sobretodo: carnes exóticas, la especialidad de los locatarios. Animales enteros y cortes muy específicos se surten diariamente, hay desde jabalís y avestruces, hasta cocodrilos y leones. Muchas de las carnes son nacionales —de granjas— y otras viajan desde Nueva Zelanda u otros lares lejanos, aunque pasan más de medio año en congelación. Y en la sección del mar: desde percebes hasta tiburones. Aunque no todo es europeo, también hay vestigios de la culinaria prehispánica (chinicuiles, gusanos de maguey, chapulines, etc.). Aquí el único consejo es no parecer demasiado impresionado, pues los precios suben mientras menos conocedor se aparente ser.

Ernesto Pugibet 21, entre José María Marroquí y Luis Moya, Centro.
279 locales.
Arquitecto: Alejandro Zohn.

. . .

La Nueva Viga

Andrea Tejeda

Andrea Tejeda

Se ubicó en Calzada de la Viga en la década de 1960 y buscó un espacio más grande en Iztapalapa en 1992. Es la meca de las bellezas de mar en el DF, el mercado de pescados y mariscos más grande de América y el segundo del mundo —después del mercado japonés Tsukiji—. Diario pasan 1,500 toneladas de productos del mar entre sus 90 mil metros cuadrados de extensión, que representan el 60% de la producción pesquera de México (según datos recopilados en el mismo mercado), aunque también hay importaciones de procedencia variada (Alaska, Indonesia, Tailandia, Nueva Zelanda, España, Noruega, Canadá, etc.). Desde las cuatro de la mañana el mercado está en movimiento y no para hasta las seis de la tarde. Puedes conseguir desde un pescado entero —eso sí, jamás se te ocurra pedir sólo un filete— hasta toneladas de 500 diferentes especies del universo marino. Si te saboreas anticipadamente lo que estás comprando, mejor satisface al antojo en los puestos de la acera o los restaurantes de la última nave como La Matoza, donde te puedes comer desde un coctelito o una pescadilla de cazón, hasta una tostadita de ricos percebes de costas europeas.

Eje 5 Sur (Trabajadores Sociales) 630, San José Aculco.
365 locales, 257 bodegas.

. . .

Central de Abastos

Vivian Alderete

Vivian Alderete

Concebido por el arquitecto Abraham Zabludovsky e inaugurada en 1982 en los terrenos remodelados de la «Primera Merced», es el centro comercial más grande de América Latina y uno de los centros de negocios más importantes de México, pues hace transacciones de 8 mil millones de dólares al año, recibe a más de 5 millones de compradores cada mes y comercializa 30 mil toneladas de productos alimentarios diariamente (según datos del Fideicomiso para la Construcción y Operación de la Central de Abasto de la Ciudad de México). Es el lugar ineludible para cualquier restaurantero defeño —por el mayoreo, claro. Más del 90% de productos que ofertan son de origen nacional y sus pasillos desbordan alimentos de todas categorías, incluso hay algunos que otros productos de legalidad dudosa. Las recomendaciones aquí son importantes: no perder estado de alerta y estar atento a los chiflidos de los diableros que anuncian su veloz desplazamiento, pues el movimiento es agresivo, aquí la prisa es vital porque el tiempo es dinero.

Río Churubusco s/n, Central de Abasto.
1,934 bodegas y 1,222 locales.
Arquitecto: Abraham Zabludovsky.

. . .

Mercado Medellín

Una vasta despensa de la mestiza cocina latinoamericana se despliega en los pasillos adornados con banderas sudamericanas —según la especialidad regional de cada local— en este mercado de barrio en la colonia Roma, que alberga a un buen número de inmigrantes del sur de América. «La pequeña Habana», como los lugareños llaman a la parte latina del mercado, es una fiesta cultural donde se reúnen los vecinos y algunos extranjeros para conseguir recuerdos de sus orígenes, aunque los defeños salimos ganando por tener un centro donde abastecer nuestro gusto por sabores latinos, como el del café brasileño, el ron cubano, los churrascos argentinos o las pizzas dulces de Brasil e incluso algunos de otras latitudes como África. Si preguntas, sabrás que lo más recomendado son los helados cubanos y ante eso nosotros decimos: helado de nata.

Medellín 234, Roma.
503 locales.

. . .

Mercado Guerrero.

A pesar de no estar en la zona más bonita de la ciudad, este mercado tiene sorpresas gratas para comensales curtidos y aventureros del sazón popular. Sí, claro que venden todos los productos que se espera encontrar en los mercados, y de hecho, uno encuentra excelente calidad, pero su fuerte son las comidas, muchas hechas con manos y sazones de varias regiones de México. Hay locales donde se vende mole de San Pedro Atocpan, otros, como el llamado «Barbacoa de Milpa Alta», venden tacos de borreguitos cocinados al estilo de San Salvador, Milpa Alta, en algunos puestos los tacos son de cecina de Yecapixtla, Morelos y en otros más se sirve pozole estilo Guerrero, en honor al barrio del que los lugareños están profundamente orgullosos.

Eje 1 Norte (Mosqueta), entre Zarco y Eje 1 Poniente (Guerrero), Guerrero.
564 locales.

. . .

Mercado Postal.

Vale la pena mencionarlo porque es uno de los mercados más tranquilos y bonitos de la ciudad. Lo mejor está en los ya famosos tacos de barbacoa con salsa borracha del local «Las Rosas del Sur» y para el postre: las conchas de vainilla en «La Reina de la Postal». Hay muchas cocinas caseras que diariamente alimentan con su sabor de casa y su cariño a los ejecutivos de la zona y a algunos de los vecinos. En frente está el parque (bonito y bien cuidado) para caminar después la comida y alrededor algunos cafés para el desempance.

Ahorro Postal, entre Castilla y Tuy, Postal.
4 bodegas, 247 locales.

– – –

Acerca de dondecomere

Vivo para comer y para compartir. Ni chef, ni restaurantero, ni muy conocedor. Información por amor a la comida.

  1. Carlos

    uy. falto el mercado hidalgo en la buenos aires y sus gorditas extra-doradas

Nos gustaría conocer tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: