Lo mejor del 2013 por Mar Castillo

lomejor100x590

1. Cuéntanos en dónde y cómo fue tu mejor experiencia de desayuno este año.

Tengo dos.

El primero, El Cardenal de Palmas. Vale la pena ir más seguido a probar sus platillos muy temprano cuando el Centro aún no despierta del todo. Las conchas embarradas con esas míticas natas que me recuerdan a la infancia y a mi papá, los chilaquiles veracruzanos y las enchiladas rellenas de jaiba me hicieron confirmar porque siempre preferiré los desayunos tradicionales.

El segundo momento fue en “Los tres reyes”, un lugar de tradición en la colonia Alfonso XIII que es la opción para comer barbacoa y sobre todo, carne de cerdo enchilada, que se deshace sin tenedor. Su salsa borracha, en la que el pulque es la estrella, es otro motivo para ir.
.
.
2. ¿Cómo y en dónde fue tu mejor experiencia de comida este año?

De nuevo, mencionaré tres, pues conjugan momentos, paisajes sonoros, comida y la gente que la preparara: una fue en restaurante coreano y dos lugares tradicionales.

El primero, el Encuentro de cocineras tradicionales de Guanajuato: pasar horas no sólo probando delicias, sino escuchando historias de familia y conociendo más sobre sus ingredientes fue algo increíble. Inolvidables la rata de campo en salsa de xoconostle, los prestiños- un postre de trigo con piloncillo-, las costillas de cerdo en salsa verde con xoconostle, el mole de nuez, las papas de campo con pasilla y los tamales de muerto, entre otros platillos.

El segundo fue la visita a la Feria gastronómica del Valle del Mezquital: gualumbos, maíz azul, ciruelas amarillas así al fresco, escamoles- en taco y en una sopa espléndida con chile, hierbas y tortita de camarón-, palanquetas de piloncillo con cacahuate, tamalitos de piloncillo, pulque y mucho más con tantas historias que no alcanzan en un párrafo.

Y el tercero fue en Biwon, que es de esos sitios en la zona Rosa al que van coreanos por montones y nos colamos uno que otro curioso u oficinista aventurero que trabaja por ahí. Al centro dejan el carbón y encienden una parrilla para hacer la carne- que puede ir natural o marinada en soya dulce-, y alrededor, disponen muchos platitos con acompañamientos diferentes como espinaca con ajonjolí, kimchi- col fermentada-, cebollín, papas con chile, nabo rallado, entre otros. Su bebida de aloe- con trocitos dulces como de gelatina- y su licor de Ginseng son de esas cosas que uno quisiera tener siempre en el refrigerador y la alacena. Además, escuchar que la mayoría de las voces y pláticas están en coreano es una experiencia que acompaña la comida a la perfección.
.
.
3. ¿Cómo y dónde fue tu experiencia de cena este año?

De nuevo tres- perdónenme, es difícil elegir solo una-.

Rokai me gustó mucho. Una de mis comidas preferidas es la japonesa y ahí se come como es: fresca y sin queso crema ni chiles toreados. Sal de Hawai, juzu, ponzu, wasabe, jengibre, té limón, entre otros sabores tienen espacio en su Omakase- que es el que hay que pedir para que valga la pena la visita, pues los platillos individuales son ricos, pero muy, muy, muy chiquitos que te llenan un diente-. Pescado fresquísimo y de excelente sabor.

Turtux. Además de que fue la cena de mi cumpleaños, me encantó no encontrar las filas que tienen los restaurantes de otras zonas de moda. Destaco tres platillos: el fino y fresco tiradito de pulpo, el totol en mole de pistache y la tarta Eréndira de chile y chocolate con helado de canela. Desde la entrada hasta el postre tuvo un excelente sabor, con un servicio atento y oportuno, que muchos restaurantes quisieran. 
Merotoro. El risotto con tuétano es de esas cosas sabrosas por las que te olvidas de los discursos de cualquier doctor.
.
.
4. ¿Cuáles son los mejores lugares para cumplir tus antojos entre comidas?
Soy muy dulcera así que los pasteles y las galletas de La Ruta de la Seda y los de Bimmy, así como los helados de Glacé y de QBE. Me gustan los tamales del local “Aquí es Oaxaca” en el Centro Histórico- te vas a Tlacolula directo y sin escalas con un bocado del de amarillito o el de mole negro, que te pasas con tascalate o agua de chilacayota-. Pan Segura y sus galletas de maíz con ese sabor inconfundible a provincia. Y los tacos de mixiote del señor que está afuera de mi oficina en la calle de San Fernando. 
.
.
5. ¿Cuál es el restaurante que sabes que nunca te fallará?
No hablaré de restaurante que no falla, sino de platillos para ir a la segura en lo cotidiano. El Juan Bisteces para tacos y tortas al pastor para los antojos nocturnos sin ir tan lejos de casa. La torta del mar de Barraca Valenciana nunca falla. Y, en El Califa los tacos de rib eye con queso.

.
.

– – – 

Mariana Castillo / @madame_bijoux
 
mar castillo

La vida es una experiencia que se degusta, se siente, pero sobre todo, se comparte. Amo disfrutar todo lo bueno que hay en ella como la música, el cine, las palabras, los viajes y la comida. Escribo y me gusta crear para comunicar.

_ _ _
 

Acerca de dondecomere

Vivo para comer y para compartir. Ni chef, ni restaurantero, ni muy conocedor. Información por amor a la comida.

Nos gustaría conocer tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: