In vino felicitas

Por Mecenas Colectivo

   .«Si las ideas tardan en ocurrir, se aceleran con una copa de vino bueno y, cuando han ocurrido, se conservan recompensan con otra segunda copa.»

—Anónimo.

La felicidad, ese fin que el hombre ha perseguido por siempre, puede existir en dosis pequeñas, como los tragos gloriosos de un buen vino o los micro-relatos que expresan verdades profundas. En una breve narración de sesenta palabras, se pueden descubrir personas plenas, vidas abundantes, recuerdos felices. Hay todo un repertorio de matices y resulta placentero preguntarse: ¿será que la felicidad se puede encontrar en una copa o un vaso de vino?, quizás en la botella completa. Como sea, la búsqueda de historias desenvueltas en la sensación más exquisita de la vida, resulta mejor cuando se comparte y más placentera cuando se diluye entre sorbos de uva fermentada.

Antonio Diez, director de Bodega y Viñedos Martín Berdugo, convoca el V Concurso de Microrelatos alrededor de la felicidad, y queremos que tu también pases de  “in vino veritas” a “in vino felicitas”, compartiendo gozos sueltos alrededor del vino, expresados en micro-relatos que aciertan a recordar y revivir un sabor que albergamos en lo más hondo de nuestro ser: la felicidad. 

Mientras deseamos el premio, recordamos, imaginamos y lo intentamos, preguntamos a Antonio – ¿dónde se consigue la felicidad? –

En mi interior; cuando voy resolviendo las dificultades que me encuentro en la vida y veo que, tanto en mi entorno como yo, vamos transformando nuestros sueños en realidad.

CINCO microrelatos favoritos de Antonio:

Feliz Tú

Feliz tú, que brindas por el beso dado, por el amante hallado, por el detalle simple. Feliz por el sorbo que se derrama cálido hasta tu entraña. Feliz tú que te fundes en el abrazo amigo. Feliz porque compartes tus anhelos, porque celebras tus conquistas, porque luchas tus sueños y levantas hoy la copa  disfrutando este vino.

Susan Carol Sutherland de la Cruz

. . . . .

Cuando dejo de mirar en mí para poder ver lo que tu miras. Cuando dejo de pensar en mí para poder leer tus pensamientos. Cuando dejo de escuchar mi voz para poder entender tus palabras. Cuando dejo de creer que mi risa vale más que tu sonrisa, entonces es cuando sé que sólo tu felicidad puede ser la mía.

Cristina Marí Torres

. . . . .

Te miro, te huelo, te siento, te anhelo. Te respiro, te bebo, paladeo tu aliento. Me miras, me sientes, me atraes me despierte. Te huelo, te bebo,  te siento muy dentro. Se acaba, terminas. Te acabo, me miras. Sonríes,preguntas. Contesto riendo. Y el sonido contesta a la pregunta formada: Si, riendo.

Camino González Yagüe

. . . . .

Felicidad es

Escoger lo mejor de nuestra tierra. Luchar por un sueño. Imaginar nuevos proyectos. Compartir una sonrisa. Invitar a los amigos. Dejar a un lado las prisas. Apreciar texturas y sabores.

Ana Rubio Ramírez

. . . . . 

Regreso a Itaca

Contó hasta tres.

Cuando abrió los ojos, bombillas de colores, banderitas de papel colgando de los balcones, verbena  en la Plaza Mayor de su corazón. No ha dejado de sonreír desde que decidió celebrar cada día como si fuera fiesta.

Luis Tos

. . . . .

Les compartimos unas fotos de Antonio donde encuentra la felicidad:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Micro-relatos de algunos de nuestros cómplices que participan en el Concurso

. . . . .

Tempestad

–¡Una tempestad en una copa de vino! —exclamó—, pero si considerara cuán exigua es la copa de la felicidad humana, cuán fácilmente ésta desborda lágrimas y vierte desesperanzas, y cómo inútilmente, en nuestra sed inextinguible de infinito, la apuramos, comprendería por qué tanta importancia a una copa de vino bueno. 

Sebastián Merguerit.

. . . . . 

Último trago

Me envolví en él, en su aroma a humo, a madera, a complejidad, encontré una concentración absurda, casi una locura, tan alejada del amour-vanité, tan cerca del fervor radical. Me entregué sin interés, pero el último trago ocurrió. Entonces supe que puedo amar sin desear y ser feliz sin necesitarlo. Abrí otra botella y renací.

Sara Martín.

 . . . . . 

Un extraño sopor

Me siento extrañamente etérea, tibia, pensativa, lejana, como si por primera vez fuera yo misma. Estoy atrapada en la placidez y el sopor de la indiferencia, o tal vez es sólo la parsimonia de mi existir. Siento una suavidad en el alma, no sé si es felicidad o es que he bebido mucho vino.

Majo Grelier.

 

. . . . .   

Convocatoria:  V Concurso de Micro-relatos de Martín Berdugo 

Acerca de dondecomere

Vivo para comer y para compartir. Ni chef, ni restaurantero, ni muy conocedor. Información por amor a la comida.

Nos gustaría conocer tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: