Altibajos en Mesamérica 2013

Fotos y texto por Guillermo Ysusi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Terminó Mesamérica 2013. No sólo una serie de conferencias interesantes en su mayoría, sino tres días divertidos para espectadores y expositores por igual. Días de información, demostraciones, comidas, cenas, fiestas y amigos.

Carlo Petrini logró total empatía y simpatía del público aún adormecido y un poco mareado por la intervención inaugural. Con su actitud enérgica de revolucionario italiano y hablando una mezcla de italiano con español consiguió una fuerte oleada de aplausos por defender a los productores y una cadena de valor justa.

Ese mismo día subió al escenario Gastón Acurio, quien presentó diversos proyectos sociales que desarrolla en Perú, haciendo énfasis en el rol social que el cocinero debe tomar. Algo similar dijo Massimo Bottura, a quien la gente esperaba con ansias y ovacionó al final del día. Los asistentes pudimos ver su genialidad creativa y escucharlo abogar por la inspiración poética diaria. Eneko Atxa esgrimiría esta idea al decir que él no busca la inspiración en la tierra y las hojas de los árboles, sino que trabaja con un método creativo muy estructurado en Azurmendi. Fue tan solo uno de los pequeños debates internos que se dieron a lo largo de las conferencias.

El brasileño Alex Atala se centró en su trabajo con y por el Amazonas y los pequeños productores que ahí trabajan, con lo que logró conquistar a buena parte de la audiencia, rematando con una simpática simulación de lucha libre en un plato de camarones contra langostinos.

Algunas otras grandes figuras dieron muestra de sus habilidades y del trabajo que desarrollan actualmente en sus restaurantes, dejando de lado la enseñanza teórica que algunos esperaban. Ejemplo de esto fue Jordi Roca, quien presentó un maravilloso espectáculo y creaciones alucinantes, pero de cuya intervención poco podríamos aprender.

René Redzepi contó una historia íntima muy conmovedora que, aunque decepcionó a parte de los asistentes, dejó claro que el amor por la comida es lo que debe prevalecer en un restaurante, antes que lujos y accesorios.

Por supuesto que hubo presentaciones muy interesantes y divertidas por parte de los mexicanos, pues no sólo los invitados extranjeros marcaron la pauta. Mi favorita fue la de Pablo Salas, quien con una presentación muy clara y basada en su trabajo dentro de Amaranta invitó a los cocineros a cambiar los hábitos de consumo en un restaurante, para usar todo un animal y no sólo las partes más comerciales.

Diego Hernández, Gerardo Vázquez Lugo, Mario Espinosa y Elena Reygadas dejaron claro el amor que tienen por su cocina. No fui el único que sintió la piel chinita durante la presentación de Diego. Lo he dicho antes, Diego es uno de los cocineros de Ensenada que más respeto y amor le tiene al producto y a la tierra.

Antonio De Livier, Edgar Núñez y Jorge Vallejo –a quien le restó emotividad leer su presentación- también captaron la atención de los asistentes. El aroma de la birria de Toño fue suficiente para hacer salivar a todos.

Resultó interesante ver ángulos de los restaurantes distintos a su comida. Daniel Humm y Will Guidara hablando sobre la colaboración, Gabriela Cámara platicando sobre las distintas personas que componen un restaurante o Sergi Vicente Puig describiendo el trabajo en salón de los meseros de 41 Grados en Barcelona.

El papel más polémico lo tuvo, probablemente, Nicolás Alvarado. Serio y brillante como siempre, describió las características que debe tener un crítico gastronómico. Por supuesto que debe ser alguien que conozca los términos y letrado en temas gastronómicos y de toda índole, pero un punto relevante para Nicolás es que escriba para un medio “reconocido” –con lo subjetivo que eso pueda resultar- y no en redes sociales. La confianza, me parece, reside en la persona y no en el lugar en el que escriba. Alonso Ruvalcaba –su crítico favorito al igual que el mío- ha escrito en medios diversos, pero su credibilidad va más allá de Letras Libres o Catadores. Un medio te hace llegar a conocer más rápida y fácilmente el nivel de confianza que puedes tenerle a una persona, mas no es ahí donde se alberga.

Algunas ponencias resultaron poco interesantes, especialmente aquella de Andrés Lajous que en un coloquio sobre opinión pública hubiera resultado falta de contenido, pero en Mesamérica terminó fuera de lugar.

La principal crítica que he escuchado desde hace un año es aquella de que el precio es demasiado alto para un evento enfocado en los estudiantes. Por supuesto es un evento que requiere muchos recursos –económicos y humanos- para su organización. Si el precio es justo o no, si lo vale o no, dependerá de cada quien. En mi opinión, aunque sin duda es caro y debe ser difícil de pagar para un estudiante, me inclino a decir que lo vale. Sólo me queda sumarme a la larga lista de agradecimientos y felicitaciones para Enrique Olvera y todos los organizadores que lanzaron muchos de los participantes de Mesamérica. Esperemos pronto conocer la lista de invitados para el 2014.

– – – – – 

@ysusi

Politólogo que disfruta ser un glotón errante y conocer la ciudad por sus aromas y sabores. Constante estudioso, más práctico que teórico del vino, la cerveza artesanal, el mezcal, el whisky y otros tantos.

Acerca de dondecomere

Vivo para comer y para compartir. Ni chef, ni restaurantero, ni muy conocedor. Información por amor a la comida.

  1. Pablo López

    Me parece que tu opinión no es objetiva, recuerdo que desde que Andrés Lajous salió al escenario lo criticaste en twitter sin aun escucharlo, tal vez porque no te cae bien, pero para mi fue una ponencia bastante enriquecedora.

    Con lo de Redzepi no concuerdo, al menos en mi caso, todos los asistentes con los que he hablado salieron inspirados de esa platica, ¿a ti no te gustó? ¿Esperabas que presentara platos de Noma? O por qué hablas que decepcionó? ¿Comparando a Redzepi con lo que presentó Jordi Roca, de verdad te parece que fue mejor Roca? ¿No crees que -como dijo Aduriz un día antes- Roca solo fue a hacer el típico show de todas los eventos de ese tipo? Mostrando los postres más llamativos -a mi no me parecen alucinantes, el gol de Messi aun siendo yo muy futbolero, creo una mamarrachada- videos de una calidad malona -más si los comparas con los que llevó Eneko- y al final, sin transmitir ningún mensaje, a diferencia de René, que sin hacer gran show, dejó una idea en la cabeza de cada espectador.

    Y por último, se que es difícil reseñar todas las conferencias, me hubiera gustado que hablaras de las ponencias de Aduriz, Eneko y la plática de periodistas latinoamericanos, pues a mi parecer, esas tres, fueron de las mejores presentaciones de todo el congreso.

  2. Pablo López

    P.D. Comparto contigo que no todo fue bueno, a mi gusto Aquiles Chavez, Mario Espinosa y Antonio de Livier fueron de lo peor durante los tres días ¿tu que opinas?

Nos gustaría conocer tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: