CINCO en NYC de @alonsoruvalcaba

Por @alonruvalcaba

kajitsu.  cocina vegetariana para monjes adictos al amor y otras drogas. todo es hermoso aquí: el silencio, la paciencia increíble. y los platos: una sopa que es un poco de col nadando en una nube de agua, los frijoles al carbón, el caldo con fideos para recuperarte de la cruda de haber visto a dios en un árbol que cae y nadie oye.

commerce. absurdamente, méxico (el lamentable méxico) padece una fobia hipócrita contra el pollo rostizado. (en restaurantes no, en la calle o el metro no; en el secreto de la casa sí.) felizmente, nueva york vive una fascinada obsesión con el pollo rostizado. el mejor, bar none, está en commerce. salseado hasta lo imposible, relleno de foie. tal vez el plato más sabroso de greenwich village.

bash style burger en burger and barrel. cualquiera se enamoraría de burger & barrel: desde el nombre, le habla al viril corazón que combina vinos y hamburguesas. chingao. pero no sólo eso: es guapísimo, es como un pub, está tirándole a lo elegante, está frente a un cine, está a la orillita de soho. aquí empiezas la noche a las 7 y no tienes por qué regresar nunca a la casa. (o al hotel o a méxico.) y bueno: la bash style burger es tan jugosa, tan sabrosa, tan rosita (carnicero: pat lafrieda) que todo lo demás sale sobrando.

yasuda. la primera vez que estuve en yasuda comprendí de veras mi fealdad, mi horrepitud, mi torpeza de gordo sin futuro, de ogro, de monstruo. yasuda es el colmo, pero EL COLMO, de lo delicado. (en la noche: más.) haz de cuenta que el plato más cabrón de la carta es la caricia de un pétalo de flor de ciruelo en la piel blanquísima de una mujer intuida en el sueño de alguien más. #estoeshermoso y no mamadas. [nota: ofrezco disculpas sincerísimas a yasuda por haber dicho “cabrón” y “mamadas” en este párrafo. soy un silvestre.]

porchetta. porqueta, porqueta, ¿dónde habías estado toda mi vida? a ver: interiores jugosos como la carne de un bebé, exteriores crujientes como una mordida sexual subida de tono. un pan que ya quisiera jesús para la última cena. sales. sales, dios, con una secreta mezcla de yerbas irrepetibles (o repetibles: por suerte, la venden en latitas). la porchetta está tomando el sur de manhattan. el porchetta, en east village, fue el que empezó la invasión y el que porta las armas de fuego. (ojo: también se pone, los fines de semana, en el brooklyn flea.)

 _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _

Alonso Ruvalcaba

Alonso Ruvalcaba quisiera ser poeta. Lo ha intentado en un par de poemarios de suerte incierta. Es crítico de cine en Letras Libres y de comida en donde se pueda (GatopardoChilangoTravel+Leisure). En este momento está pensando una novela que, si las cosas marchan bien, nadie publicará.

Acerca de dondecomere

Vivo para comer y para compartir. Ni chef, ni restaurantero, ni muy conocedor. Información por amor a la comida.

Nos gustaría conocer tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: