La decepción francesa en el D.F.

Un post de Ana Saldaña (@anasaldana) en Eje Central


Esta semana, me preguntaban vía twitter sobre mis restaurantes franceses favoritos. Antes que nada tengo que confesar que soy una amante de la gastronomía francesa. No sólo a esta nación le debemos muchas de las técnicas que utilizamos en la cocina, sino que además, tengo la impresión de que en general los franceses le tienen mucho respeto a la comida. Basta con entrar a una pequeña tienda especializada en productos gastronómicos en cualquier parte de Francia, para entender el cuidado que se le da a cada uno de los ingredientes que venden.

Recuerdo una conversación que tuve con el dueño de una tienda de quesos, en mi último viaje a París. Me contaba que no había aroma más delicioso que un queso maduro y parecía que me estaba platicando sobre una joven enamorada en lugar del arrugado y apestoso trozo de queso que tenía en sus manos. Me dejé seducir también. Todavía recuerdo los sabores de ese delicioso queso madurado conocido como “Epoisses de Bourgogne”. El queso tenía un sabor intenso con aroma fuerte, en boca era dulce con toques salados y se sentía la crema de los sabores de la leche de vaca. Su exterior, bañado con Marc (una especie de brandy elaborado con las pieles de las uvas con un alto contenido alcohólico) le daba un sabor diferente. Al probarlo, me quedó claro porque Brillat Savarin, famoso por su frase “Dime lo que comes y te diré lo que eres” lo llamaba el Rey de los Quesos.

Comer comida francesa en México para mí, más veces que no, resulta en frustración. Las cuentas son onerosas y las expectativas rara vez son cumplidas.  He descubierto que si quiero comer comida francesa, es mejor prepararla en casa.

Al discutir con amigos sobre la falta de restaurantes franceses en el DF desarrollamos conjuntamente dos hipótesis. La primera es que probablemente los Mexicanos no somos muy fans de la comida francesa. Hay algunas excepciones, pero en su mayoría los restaurantes franceses parecerían ofrecer una amplia gama de platillos que van más allá de sus fronteras, probablemente en un intento para adaptarse al gusto mexicano. O la segunda, los altos costos de los ingredientes para preparar este tipo de comida la hacen muy cara, por lo que normalmente vemos muchas sustituciones. Es evidente que es más barato cocinar con aceite, que con una buena mantequilla. Es más fácil y económico servir bolillo, que invertirle en una buena baguette con exterior crocante e interior elástico.

Con razón me dirás ¿qué pasa con Au Pied de Cochon o lugares como Brasserie Lipp? Hace tiempo que no voy a Au Pied de Cochon. Después de varias desilusiones y cuentas caras, decidí ya no ir más. Prefiero la carta de Brasserie Lipp. En el tiempo su oferta y calidad ha mejorado. Aunque siento que le falta el verdadero sabor francés. Eso sí, al llegar la cuenta, sientes que te cobrarón en Euros.

En su momento Bistro Mosaico llegó a satisfacer esa añoranza de platillos franceses. Sin embargo con el tiempo y su expansión, siento que su oferta cada día se fue masificando. Hay restaurantes más pequeños como Bistro Charlotte o Brasserie La Moderna que son buenos, es más son muy ricos. Sin embargo, no son 100% franceses. Así me podría seguir. La Gloutonnerie es bueno, pero va más allá de sus fronteras, así como Bistro Eloise que recientemente visité y donde sentí que la oferta era buena, me gustó su comida, pero todavía no me transportó a Paris. Bistro Arlequín no me impresionó. También están esos lugares de moda, que más que excelente comida, ofrecen buen ambiente y comida, como lo es el Central Brasserie o Ivoire. También están esos de toda la vida, como Les Moustaches, aunque elegante, siento que su uso excesivo de salsas, me regresa a los ochentas. Lo siento avejentado.

A un amigo francés de buen diente, un día le pregunté sobre su restaurante francés favorito. Me recomendó Le Bouchon. Fui, pero después de probar varios platillos, el platillo que más me gustó fue el cuscús, el cual no es francés, sino marroquí y argelino.

Justo hace algunos días, terminé de leer el libro de David Lebovitz llamado “The Sweet Life in Paris” (La Vida Dulce en París). El autor, un renombrado chef repostero y bloguero decide mudarse a vivir a París después de perder súbitamente a su pareja. En esta autobiografía, a través de historias personales salpicadas de humor, nos cuenta sobre el shock cultural que experimenta al convivir diariamente con los habitantes de esta maravillosa ciudad. Sin embargo, para mí, lo más valioso de este libro es el cúmulo de información sobre lugares gourmet en París. Sin duda, para el próximo viaje esta ciudad, esta será mi guía. Es un libro que cualquier amante de la gastronomía debería leer, sobre todo si tiene un viaje en puerta a París.

Al leer este libro, inmediatamente me hizo revivir las visitas a los pequeños bistros en Paris. Todos tenemos nuestros lugares favoritos donde comemos platillos típicos franceses. En cada probada, brillan los ingredientes y es evidente la preparación cuidadosa de los platillos.

Estas tardes lluviosas, invitan a comerte una buena sopa de cebolla. Indudablemente, será más fácil hacerla en casa. Si a ti también te antojó, te comparto mi receta de sopa de cebolla. Si tienes paciencia para caramelizar la cebolla te garantizo que tendrás una buena sopa de cebolla. Y bueno, si tu conoces un restaurante francés que no me decepcionará, te agradecería mucho que me compartas tu recomendación.

Espero que tengas un buen pre-viernes y recuerda, ¡hay que buscar el sabor de la vida!

***

Sweet Life in Paris
David Lebovitz

Broadway Books

***

Receta – Sopa de Cebolla

El secreto de toda buena sopa de cebolla es la caramelización de la misma. Muchos restaurantes le añaden azúcar para acelerar el proceso. Hacer esto no es necesario, lo único que requieres es…. Da click aquí para ver la receta completa

Acerca de dondecomere

Vivo para comer y para compartir. Ni chef, ni restaurantero, ni muy conocedor. Información por amor a la comida.

Nos gustaría conocer tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: